Innombrable

-…y entonces le dije: “Monopolizar la máquina de café solo por estar embarazada me parece no solo un abuso de poder, sino algo contraproducente para alguien en tu estado” y todos me miraron como si fuese un ser abominable. ¿Te lo puedes creer? Marcos….¡Marcos! ¿Estás escuchándome?
-¿Qué, cómo? Sí, claro, por supuesto, nena.
-Te noto distraído.
Marcos se acomodó en su asiento: mientras que la parte del mantel de ella tenía restos de migas de pan y unas gotas de salsa de soja, la de él permanecía impoluta, llevando un rato jugueteando con la ensalada de su plato. El disco de Chet Baker seguía embriagando el restaurante con las notas de su Almost Blue.
-Natalia, quería preguntarte algo-levantó ligeramente la vista.
-¿Qué ocurre? Me estás preocupando….
– Quisiera hablar de… Lucía.
Natalia levantó las cejas sorprendida.
-Ya sabes….tu hermana.- su estado dubitativo inicial cambió a una forzada seguridad- ¿Cómo se encuentra? ¿Ha hecho algo interesante últimamente?
La severa seriedad de Natalia se hizo evidente.
-No me lo puedo creer…
-A ver, nena, no es lo que parece…
-¡Cállate!- arrugó la servilleta de tela-así que era por eso.
-Solo me preocupo por tu hermana. Me dijiste que estaba pasando por una gripe espantosa. Digo yo que preocuparme por la familia de mi novia es algo bastante considerado.
-Los dos sabemos que es algo más que consideración- su voz se había contenido, pero había despertado algunas miradas curiosas de mesas cercanas.
-No estoy interesado en tu hermana, si es lo que te preocupa. Sí, es muy guapa y tiene unos ojazos. Pero…¡Por favor, que tiene doce años!
-Ya lo sé, degenerado. Pero…todos los hombres sois iguales. En cuanto lo descubrís, ya no queréis otra cosa.
-No sé a qué te refieres.
-¡No te hagas el despistado! -se inclinó hasta estar más cerca de Marcos para poder bajar la voz y que fuese audible- sabes perfectamente que cuando toco este tema, todo se llena de asquerosas lechuzas.
Marcos huyó de la acusadora mirada. Su voz apenas era ahora un murmullo:
-No…no son asquerosas.
-¿Lo ves? ¡Todo por las putas lechuzas! ¿Qué coño os pasa a todos?
-Cariño, es que tendrás que reconocer que es muy peculiar que cada vez que hables de tu hermana, todo se llene de esas majestuosas aves.
-¿Majestuosas aves? ¿Pero tú te has oído? ¡Pareces sacado de un documental de Félix Rodríguez de la Fuente! Son una puta maldición. ¿Sabes lo que significa estar en el cumpleaños de….esa persona y no poder ni mencionarla por miedo a que un montón de pájaros nos caguen el salón?
-Venga, solo una vez. Hay mucha seriedad en el ambiente: un poco de diversión nos vendrá bien a todos.
-¡Es el mejor restaurante de la ciudad, desagradecido! ¿Tienes idea de con cuánta gente he tenido que hablar para que nos cedan una mesa y no tener que estar esperando hasta el año que viene?
-A mi no me importa tanto lujo ni la opinión de la gente. No me importa tu dinero. Solo quiero pasar un rato divertido a tu lado. Es lo único que deseo. El resto me da igual. Y algo me dice que tú también quieres escapar de todo esto.
Natalia se queda muda. Sonríe ligeramente.
-Entonces…¿Hablarás de tu hermana?
-Joder, Marcos ¡Te he dicho que no!

imagen6

Anuncios