Vacía

¿Y por qué tengo que hacer lo que quieras tú?

¿Por qué tengo que llenar un espacio temporal con lo medianamente aceptable, aunque lo pueda llegar a olvidar a la semana siguiente?
¿Y por qué tengo que arrodillarme al modo en el que quemas hasta la ceniza de las horas?
Si echo la vista atrás y siento que he hecho todo y nada, que soy una bolsa con mil agujeros. Que un niño de 5 años ha vivido más que yo.

Palabras, producto de eventos que no elegí, canciones que no sugerí, encuentros que asistí solo porque cuadraba lugar y circunstancia. Todo por el ansia de ocupar el tiempo, de rellenar una identidad que no merezco. Y siempre dando las gracias. “Gracias por invitarme”. “Gracias por pensar en mí”. “Gracias por demostrarme que merezco existir”.

¿Por qué el ocio debe apagarme, cuando debería llenar ese espacio que la obligación ha dejado, cuando mordisquea mis alas?
¿Qué se me ha perdido en una risa por compromiso, en una cerveza amarga, en una hamburguesa fría?

¿Y me pides que desnude mi alma? ¿Qué alma? ¿La que perdí cuando huía de mí misma? ¿La que deseas que desnude mientras miras el reloj esperando a que las dos manecillas se unan en el número 12 y decir “ha pasado a mejor vida”?

Me niego a desear dormir para morir. Me niego a llegar a un punto en el que no pueda recordar lo que soñé la noche anterior de no un día, sino de una década entera. Cansada de ser excusa, de no tener rumbo, de ser proyecto ajeno. De que cuando descanse, no pueda descansar.

Anuncios

3 comentarios en “Vacía

  1. Una cosa no quita que también pueda coexistir con lo otro, ¿no? No está mal y te doy las gracias por el valor de escribir esto… se te conoce mejor cada día…. ovejita loba que guía el rebaño….

Los comentarios están cerrados.