Espera

No recordaba en qué momento me había puesto en pie. Ni tampoco cuándo había sido la última vez que mis extremidades habían dejado de dolerme. Quizás era debido a un pequeño detalle: estaba doblemente allí.

Al darme la vuelta, pude comprobar que seguía tumbada en la cama. Era doloroso verse marchita entre ásperas mantas, sabiendo que era la imagen que daba, que todo lo anterior se había esfumado sin avisar. Que cada día comenzado implicaba un día descontado. Durante los últimos años había rehuido de todos y cada uno de los espejos, pues siempre fui seguidora de ver la verdad de frente; pero nunca acepté del todo mi realidad propia.

Hace un par de décadas era una profesora catedrática prestigiosa y ahora… simplemente un bulto inservible que comía y dormía; una carga para mis hijos.

Observé cada mueble de la habitación: quería conservar cada pequeño detalle antes de irme a Dios sabe qué lugar.

Me di cuenta de que la cómoda estaba llena de fotos de tiempos mejores. La pequeña estantería estaba repleta de pequeños recuerdos de los viajes que habían hecho mis hijos y mis nietos: París, Londres, Berlín, Roma… ¿Cuándo había sido la última vez que había viajado? ¿Cuándo había sido la última vez que había vivido algo lo suficientemente significativo para hacerle una foto? En el momento que empecé a vivir más en mis recuerdos, que en mis ilusiones, el paso de mi vejez se acrecentó a pasos agigantados. Todo por etiquetas y dolores: una combinación letal.

Pero espera… ¡Mi cuerpo seguía respirando! Esto era sumamente extraño. ¿Significa que no había muerto? ¡Eso era maravilloso! Por alguna extraña razón, a pesar de todo, sentí el ideal de contribuir a crear momentos dignos de recordar. Crear nuevos recuerdos. No me quedaba mucho tiempo: era ahora o nunca. Quizás solo era cuestión de acercarse y regresar a ese cuerpo. Darle la vida que había sido arrebatada hace más años de los que podía llegar a contabilizar.

Quizás aquella criatura extraña llevase allí esperando desde el principio. Pero fue cuando tuve estos pensamientos mencionados, cuando me percaté al momento de su presencia: Unos ojos azabache de largas pestañas envueltos en un manto gris plateado. Una nebulosa con una mirada penetrante. La manera de moverse se asemejaba al de una cortina de seda movida por el viento.

Antes de que pudiese reaccionar del todo, ese ser se metió en mi cuerpo. Abrió los ojos. No sé qué me asustó más: ver como alguien ajeno se había apoderado de lo que siempre había considerado mío o notar una mueca de satisfacción que desde hacía tiempo no se efectuaba en mi rostro. Posiblemente mi cara estaba agradeciendo determinadas expresiones que había descuidado.

Como si mi hijo tuviese una antena que le avisara, enseguida entró en la habitación. Su trato era tierno, como quién le habla a un animal herido.
-¡Ah! Ya te has despertado de la siesta, mamá. Perfecto. ¡Adivina quién está aquí!
Astutamente, aquel ser no emitió respuesta alguna, expectante.

Mi otra hija con mi nieta habían venido desde Málaga ¡Esto sí que era una sorpresa! ¡Tantos meses sin verlos! También pareció alegrarse mi cuerpo.
-¡Me alegro de veros! -me sorprendió lo emocionada que parecía, teniendo en cuenta de que ese extraño ser y mis parientes eran desconocidos. Miró fijamente a mi nieta.
-Abuelita, te he echado de menos.
¡Ay! Qué dulce era aquella angelical niña. El ser embaucador y mi nieta se fundieron en un estrecho abrazo y mi rabia se acrecentó. No era justo todo aquello. Me sentía tan impotente, tan…

-Hola, abuelita- aquella voz de mi nieta provenía de otro lado.
Mi nieta también estaba duplicada y me miraba fijamente.
-También te ha pasado lo mismo, por lo que veo.

¿En qué momento mi nieta había quedado también fuera de su cuerpo? ¿Tan reemplazables podemos llegar a ser para los demás en determinadas circunstancias si contamos  con suficiente información?

Mi auténtica nieta se quedó a mi lado mientras ambas seguíamos viendo ese abrazo. Abrazo de dos seres de plata con ojos azabaches. En cierto sentido, era verdaderamente un abrazo familiar.

tumblr_ljzj42lbww1qixq8lo1_500

Anuncios

3 comentarios en “Espera

Los comentarios están cerrados.