Sarna

Nada.
Miradas caídas en desvaríos.
Terciopelo azul manchado de vino.
Un solar con miradas al vacío.
Nada.
Un conjunto de fotos en una caja, todas desveladas.
Búsqueda de algo, sin mapa ni gloria.
Fingiendo instrucciones en un día sin tablero.
Tirando dados donde los puntos fueron fusilados.
Paja.
En aquel cuello que fue bajando
hasta encontrarse con sus cordones desatados.
La actitud valiente empujada a la calle
porque otra vez con una escopeta fue amenazada.
Paja.
Apenas la respiración se enciende,
igual que el semáforo en rojo
que avisó que no aguantaba más el peso de su alma.
Las uñas duelen, la piel se escama.
Karma.
De sus palabras, de su lazo invisible e insensible.
Tapándose el frío con una toalla
que por tres personas fue usada.
Y la niebla espesa, abarata sus pisadas.
Karma.
La montaña dejó un hilo de baba
con forma de espesas excusas adueñadas,
color almanaque propagandístico olvidado.
Tanta aspereza… ese hipo que calla la almohada.


Después de releer todo esto…estuve a punto de tirarlo metafóricamente por la ventana.
Estoy un poco agotada últimamente. Y solo tenía ganas de escupir conceptos y tirarme indefinidamente en la cama. Una a veces tiene días asi.  ^^U

sin-titulo